Por una Directiva en la que estemos todas

Por una Directiva en la que estemos todas
18 diciembre 2023 yvonnefuertes

Desde Almena Cooperativa Feminista nos sumamos a la acción impulsada por AIETI, así como otras tantas organizaciones de mujeres migrantes en España, compartiendo nuestra preocupación por una futura Directiva sobre la lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica en la que no se está incluyendo la protección de las mujeres migrantes que enfrentan violencia en sus diferentes formas, manifestaciones o ámbitos, independientemente de su situación migratoria, garantizando su derecho a una vida libre de violencia y discriminación en todos los países de la Unión Europea (UE).

Recogiendo el comunicado oficial, «quisiéramos llamar la atención sobre el lenguaje de la propuesta de la Directiva la cual utiliza el término «mujeres migrantes indocumentadas». En este sentido, consideramos que este no es un lenguaje apropiado y acorde a los derechos humanos, y que más bien, se debe hacer hincapié en la situación administrativa o migratoria de las mujeres, más que señalarlas a ellas como «indocumentadas». Esto es peligroso, ya que se le adjudica un estatus legal de desprotección y falta de acceso a la justicia. Las mujeres migrantes y racializadas y las mujeres migrantes en situación administrativa irregular enfrentan riesgos, impactos y tienen necesidades específicas frente a las diferentes formas de violencia de género que experimentan y que no están recogidas en la propuesta de Directiva, incumpliendo lo estipulado por el Convenio de Estambul, al no reconocerse formas de violencia sexual como son la violación basada en el consentimiento, acoso sexual laboral, esterilización forzada, matrimonio forzado, la mutilación genital femenina o la trata con fines de explotación sexual debido a la intersección entre los sistemas de opresión como el machismo y el racismo . En este sentido, no es suficiente con que se incluyan a las mujeres migrantes en situación administrativa irregular en el «apoyo específico para las víctimas con necesidades específicas y los grupos en riesgo», sino que es trascendental que la futura Directiva aplique junto con una perspectiva de género, un enfoque interseccional».

Se insta a la Unión Europea (UE) a:

  • Garantizar servicios especializados de atención a las víctimas de VG, para que las mujeres, incluidas las mujeres migrantes, tengan acceso a la información, representación legal independiente y de calidad, refugios y acceso a recursos económicos.
  • Garantizar que las mujeres migrantes en situación irregular no se enfrenten a un trato discriminatorio en los tribunales de familia y procesos de custodia; recibiendo apoyo durante estos procesos con información, servicios de interpretación y asesoramiento legal oportuno.
  • Garantizar una protección efectiva frente a la violencia contra las mujeres salvaguardando los datos personales relativos al estatuto de residencia de la víctima (en casos de situación irregular) cuando denuncia VG.
  • Garantizar que ninguna persona sea criminalizada por ayudar a otras mujeres migrantes victimas de violencia machista o refugiadas, entre otros por la provisión de bienes o servicios sin obtener ganancias indebidas.
  • Garantizar que los derechos a la privacidad y a la protección de datos personales – baluartes de la democracia y salvaguarda de muchos otros derechos – estén plenamente garantizados para todas las personas, de conformidad con la legislación de la UE, y que no se vean mermados por el control migratorio.
  • Garantizar el acceso a la protección y la justicia, la reparación integral para todas las mujeres víctimas de delitos con la adecuada implementación de las garantías de la Directiva de Víctimas, independientemente de su situación migratoria, así como mediante la defensa de la puesta en marcha efectiva de la Estrategia de la UE sobre los Derechos de las Víctimas.
  • Garantizar la formación continua de las y los profesionales con perspectiva de género y antirracista, frente al racismo estructural y el colonialismo.
  • Implementar un sistema de seguimiento, monitoreo y evaluación, así como mecanismos para rendición de cuentas anual, por medio de la elaboración de informes que permitan medir el grado de cumplimiento de la Directiva, por parte de todos los Estados miembro, garantizando la participación real y efectiva de las mujeres migrantes.
  • Contar con las organizaciones especializadas en violencia contra las mujeres y conformadas por mujeres migrantes, además de apoyo con recursos humanos y técnicos, para implementar las medidas preventivas, coordinación y cooperación entre organismos.