Purplewashing en los programas electorales por el 12-M

Purplewashing en los programas electorales por el 12-M
9 mayo 2024 yvonnefuertes
Purplewashing als programes electorals pel 12-M

El pasado 6 de mayo, el Consell Nacional de Dones de Catalunya (CNDC), del cual Almena Feminista forma parte desde su creación, organizó, por primera vez en sus 35 años de historia, un debate electoral alrededor de la defensa de los derechos de las mujeres. Una acción clave que ha tardado demasiado en llegar y ha costado desencallar. Razones: muchas, a pesar de que estamos seguras de que  el hecho de que el Consejo no cuente ni con autonomía ni con recursos propios tiene mucho que ver en todo esto.

Hace más de tres años que las entidades luchamos por la independencia del Consell, actualmente vinculado al Institut Català de les Dones (ICD). Un vínculo que, más allá de imposibilitarnos un presupuesto propio, nos limita a disponer de una herramienta hoy en día imprescindible para la incidencia política: las redes sociales. En consecuencia, hemos tenido un debate de escasa repercusión.

Las representantes, al tener poco tiempo, tuvieron que priorizar aquellos puntos más importantes de sus programas electorales, en lugar de poder discutir y debatir entre ellas. Y el resultado no ha sido otro que un debate marcado por una armonía de consensos que contrasta con la realidad de los diferentes colores políticos en cuanto a la agenda feminista.

Hacer efectivas la ley 17/2015 de Igualdad efectiva entre mujeres y hombres y la Ley 5/2008 del derecho de las mujeres a erradicar las violencias machistas; poner en marcha programas por las curas, la conciliación, la racionalización de los horarios y la corresponsabilidad; formar a profesionales de la salud, policiales y judiciales; defender la lucha contra las violencias obstétricas y digitales o reconocer la autonomía de nuestro propio Consell han resultado ser algunas de las temáticas de consenso entre las candidatas.

Destacamos, eso sí, algunas singularidades como la perspectiva de derechos e interseccional en las políticas públicas que proponía la candidata de los Comunes, Susanna Segovia; instaurar una comisaría general de la mujer, que proponía Elena Díaz (PSC); políticas también para los agresores que proponía Nuria Gibert (CUP); énfasis en los derechos sexuales de las mujeres a partir de la menopausia o el climaterio que proponían Gloria Freixa (Juntos) y Ana Balsera (ERC) o reforzar las profesionales de psicología dentro de la salud que decían Eva Higuera (PP) y Susanna Segovia, nuevamente.

¿Podemos pensar, pues, que la defensa de los derechos de las mujeres tiene ya un calado político universal? ¿Podemos confiar en que, gane quién gane, nuestros derechos están ya salvaguardados? ¿O es que los partidos políticos tienen teñidos de lila sus programas electorales?

 

Júlia Vega Soria, socia fundadora de Almena Cooperativa Feminista